Titulares

 

lunes, 1 de agosto de 2022

Un hombre nuevo



Por: Alberto Quezada

Tengo la fe de que aquí, en la República Dominicana, habrá de surgir una nueva generación de políticos y ciudadanos que le devuelvan a este país y su gente la confianza de que servir en la administración pública no es sinónimo de acumulación primaria y ascenso social.

Deberá surgir un nuevo colectivo de políticos y ciudadanos que entienda que el trabajar en el tren gubernamental no es un espacio para el tráfico de influencia y el reparto vulgar y desmedido.

Tengo la esperanza de que en esta media isla caribeña, más temprano que tarde, sus ciudadanos y políticos no seguirán pensando que ascender al gobierno y ocupar una posición es licencia para depredar sin piedad el presupuesto nacional.

Abrigo el deseo de que en esta época posmoderna los servidores públicos que vayan a ejercer alguna función en cualquiera de las instituciones estatales saquen de sus cabezas de que allí se van a enriquecer de forma acelerada y descarada.

Sueño con un nuevo ciudadano que ejerza la función pública desprovista de toda macula y habilidad maliciosa que lo conduzca a reproducir los terribles esquemas mafiosos que tradicionalmente se han enquistado en las distintas instancias del Estado.

Anhelo con delirio con que surja una nueva legión de colaboradores y políticos que modelen como conducta una verdadera vocación de servicio, una profunda y marcada convicción ética y ciudadana.

Quiero el nacimiento de un hombre nuevo que cuide con celos y desvelos cada centavo que se produzca en esta tierra y que en su mente no habite el fantasma tenebroso del dolo y el derroche imperdonable.

Me agradaría sobremanera que en los días por venir surgiera una nueva camada de políticos y ciudadanos dominicanos que abracen sin reservas la práctica política cargada de sinceridad y entrega como indicó el prócer de la Independencia Nacional, Juan Pablo Duarte, cuando proclamó: Trabajemos por y para la Patria, que es trabajar para nuestros hijos y para nosotros mismos.

El autor es periodista y magíster en derecho y relaciones internacionales. Reside en Santo Domingo. Quezada.alberto218@gmail.com
« PREVIO
SIGUIENTE »

No hay comentarios

Publicar un comentario